26 marzo 2013

Mi padre


El sábado pasado, 23 de marzo, murió Antonio López Ruiz, mi padre. Tenía el cuerpo cansado pero la mente despierta.

Tras la reciente publicación de la novela Asesinato en el Generalife acababa de presentar hace poco más de un mes Querida Lisi y otros relatos, y andaba preparando la salida de los Sonetos a destiempo dedicados a mi madre.
Tras una vida dedicada a la enseñanza del francés y la investigación, la Universidad de Almería le publicó en 2008 Tras las huellas de Quevedo (1971-2006), una recopilación de sus muchas aportaciones al estudio de Quevedo, su gran especialidad y afición.

Hoy descansa en paz, en el cielo de los eruditos.

13 comentarios :

Miguel Herranz dijo...

Un abrazo fuerte, Joaquín!

Joaquín López dijo...

Gracias, Miguel. Un abrazo para ti también.

Enrique Bonet dijo...

Vaya, acabo de leerlo...Uno nunca sabe qué decir en estos casos, pero no quería dejar de darte un un fuerte abrazo, Joaquín (aunque sea virtual, ya te lo daré en persona cualquier día de estos...

Joaquín López dijo...

Gracias Enrique. Abrazo virtual recibido, a la espera del físico. Te mando otro muy fuerte.

sigma dijo...

Vaya!, yo tampoco sé que decirte, pero te mando un fuerte abrazo y veo que sigues incansablemente con tus estupendos dibujos,y para animarte un poco te diré que los sigo poniendo en mis clases como ejemplos de buen hacer a mis alumnos.

Joaquín López dijo...

Lola, hace tiempo que pienso que deberíamos encontrarnos un día por tierras almerienses, que ya hace muchos años desde la última vez.
Gracias por tu abrazo y por sembrar mis dibujos en tus alumnos. Creo que es la mejor recompensa.
Un beso.

lorenzo gomez dijo...

Lo siento mucho, Joaquín. Muchísimo ánimo y un fuerte abrazo. Cuídate.

Joaquín López dijo...

Un abrazo, Lorenzo. Gracias por el ánimo.

Diego dijo...

Una persona irrepetible per se.
Y por haber engendrado cinco hijos, con Pepita, su señora, y la que nos daba la merienda en su casa de la calle Azorín de Almería, cuando nos íbamos a hablar sobre la historieta, nuestra pasión por el dibujo, y ver tu cole de tebeos... La memoria agolpa recuerdos inolvidables, que son parte de lo que hemos llegado a ser y luchamos aún por seguir siendo.
Un beso, hermano Joaquín en el arte de vivir. Y un abrazo a tus 4 inolvidables, y valiosos, como han sido vuestros padres.
¡Qué mejor bagaje para seguir el cotidiano vivir!

Anónimo dijo...

Un abrazo fuerte, Joaquín. En ese cielo del que hablas, ya andarà buscando al insigne D. Francisco para terminar de aclarar un par de cosas. Guille.

Joaquín López dijo...

Diego, gracias de nuevo por tus palabras.

Guille, hoy me ha dado por las batallitas a la hora del almuerzo, y has salido tú en mis recuerdos del instituto. Muchas gracias por esa imagen celestial. Un abrazo muy fuerte.

Manuel Gálvez dijo...

Un abrazo muy fuerte Joaquín, me acabo de enterar de que tu padre nos ha dejado.
asi que muchos animos para ti y tu familia

Joaquín López dijo...

Gracias Manuel…